sábado, 28 de marzo de 2015

...Una puerta al mar".

 
Gracias a la librería Portadores de Sueños, leí el otro día un comentario con una cita y vi esta imagen, que se me han antojado ambas preciosas.
Os las regalo por aquí.
 
"En la inauguración de la Feria del Libro Viejo y Antiguo de Zaragoza, Antón Castro ha citado a un profesor de literatura que tuvo en su juventud: «Es bueno que ...vayáis a una librería. Un libro es como una puerta al mar».  La frase me ha hecho recordar esta ilustración. Es para ti, querido Antón."
 
 

viernes, 27 de marzo de 2015

Hora de aventuras.

Vemos en el cine, en las revistas chic, en los diferentes blogs, las diferentes maneras de clasificar a la gente.
En la película del Francotirador (para mí peliculón), el padre del protagonista clasifica a la gente en corderos, lobos y perros guardianes.
También he leído la clasificación entre los que leen las historias, los que escriben las historias y los que las viven.
Y así podríamos seguir ad infinitum...
Yo creo que de vez en cuando podemos estar en uno u otro papel. Un día escribiremos nosotros la historia, otros la leeremos y otros seremos nuestros propios protagonistas. Viviremos nuestra aventura.
La clave de una vida excitante y feliz creo que es la cantidad de aventuras que seas capaz de vivir. Da igual si las cuentas o no, si te las leen o no, tú sabes que las has vivido. Tu mirada nunca vuelve a ser igual que antes de la ultima aventura que viviste.
La clave también está en saber qué es aventura. No me refiero ni mucho menos a lances con personas del sexo opuesto, ni mucho menos. No van por ahí los tiros.
Definir que es aventura es clave para distinguir una vida de otra.
Una aventura es un libro que leer, una obra de teatro, una película de la que te han hablado y otra de la que no sabes nada.
Un reto deportivo. Una prueba desconocida. Unas zapatillas nuevas.
Una aventura es un disco, una camiseta ajustada, una mañana en el Mercado de Las Armas.
Un fin de semana con esa persona especial.
Un partido de pádel con amigos. Una excursión al pirineo. Una noche al raso.
Un viaje a Londres con tus hijos.
Aventura es hacer una paella con fuego de leña, paella para veinte personas que comen o no en función de tu habilidad culinaria.
Un proyecto empresarial. Escribir una poesía o una entrada de este blog.
Una aventura es pedirle a alguien que cene contigo o que vaya contigo a un concierto o a ver los fuegos artificiales.
Una aventura es explicarle la lección a tu hijos y aguantar el suspense del resultado del examen.
Una aventura es cada vez que te levantas, cada vez que haces algo nuevo, que te ilusionas con algo o con alguien. Cada vez que quedas con un amigo de los viejos o encuentras uno nuevo.
Definitivamente, me gusta la aventura. Soy un aventurero empedernido.
Cada vez que me miro al espejo veo mi sombrero de fieltro, mi látigo y mi cazadora de cuero marrón, mi cicatriz en la mejilla y la pasión por emprender una nueva aventura.
Cada día, todos y cada uno de los días, una aventura nueva.

martes, 10 de marzo de 2015

...Un privilegio y una aventura."

"He amado y he sido amado; he recibido mucho y he dado algo a cambio; he leído, y viajado, y pensado, y escrito. Y, sobre todo, he sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta, y eso, por sí solo, ha sido un enorme privilegio y una aventura".
Oliver Sacks.
Leerla, es una enseñanza de vida.

lunes, 9 de marzo de 2015

Mercado de Las Armas.

 
Este pasado domingo estuve en el Mercado de Las Armas.
Iniciativa cultural y multifacética, que le da vida al entorno, no sólo ya con este mercadillo, si no con múltiples actividades a lo largo del mes. Todo con una patina cultural y de tendencias actuales.
Música en vivo, baile de swing, puestos vintage, librerías extraordinarias, muebles retro, un sol radiante, gente de todo tipo y con un puntito cool, hipster y modernillos.
Gente joven, menos joven, enrollada y barbas por doquier.
La música, el entorno, el ambiente, te trasladaba a lugares muy diferentes de Zaragoza. Parecía que estuvieras en la plaza de la Cebada de Madrid, o en una tienda de estilo de Malasaña, Chueca o algo por el estilo.
Encontramos amigos, diferentes manifestaciones culturales, cine, literatura, música, pintura, y todo, lo dicho, en un ambiente muy agradable, para vermutear, tomar el sol y dejarse llevar.
Me gustó mucho, me verán más veces por allí.
Ideal para un domingo, mimetizarse y disfrutar sin prisa del paisaje y del paisanaje, como decían los cronistas de antaño.
Muy interesante todo lo que se mueve por Las Armas. Iniciativa muy loable, que dure y la disfrutemos, en sus múltiples modalidades.
Y la librería El armadillo ilustrado me va a tener de cliente habitual, ya cayeron un par de libros, a parte del de Jose María Tamparillas, "Carne de mi carne".
 
 

viernes, 6 de marzo de 2015

Zancadas 2015 (II)

 
Avanza el año y ya estamos en el tercer mes. La última tramada del primer trimestre del año. El tiempo huye.
Ya en el haber, las dos primeras carreras de la temporada. Correctas, sin grandes marcas, pero hechas sin sufrimiento y de manera bastante razonable. Muy divertida la del Ebro, como los años anteriores, este año con ligera modificación por la riada. Recorrido para mi gusto más divertido.
Pendientes al menos tres ó cuatro más.
Había desestimado la de montaña de Teruel que se anunciaba el 12 de abril, o hacía la corta o directamente no la hacía. Pero eso que dicen que el universo conspira para que las cosas pasen, se ha retrasado para finales de mayo. Teniendo en cuenta que la media maratón, sí o sí entra en mis planes, entiendo que valdrá como preparación también para ésta.
Sigo teniendo como pendiente coger más la BTT y la moto. De cara al buen tiempo, me tengo que poner.
Ayer por fin volví al Burgo de Ebro, a tirar unas flechas con  mis peques. Bueno que de peques les va quedando poco. De nuevo el encontrarme con esa actividad atávica, que nos devuelve a nuestros orígenes y compartir conversación con los compañeros de afición.
 
 
 Y eso que llevaba un arco completamente extraño para mi. Recién estrenado y a falta de ajustar cuerda y alguna cosa más.
Leía el otro día a Risto y decía que uno tiene la edad de la piel que acaricia. En fin, me llamó la atención  la frase, quizás sea cierto, o quizás sólo fruto de ese hedonismo y preocupación por la edad y el hacerse mayo. Ese estar a mitad del camino.
En cualquier, caso no dejemos nunca de acariciar a la personas que queremos y dejemos que lo hagan con nosotros. Una caricia, un beso, un abrazo, esas cosas que hacen que la existencia valga la pena.