lunes, 20 de enero de 2014

Haiku aéreo

 
 
Mientras vuelas,
contemplo las montañas
que dejas atrás.

viernes, 17 de enero de 2014

Avicii - Hey Brother


Comparto con vosotros este vídeo, que me descubrió mi hermano y me encantó.
El autor es sueco, pero rinde homenaje a las tropas americanas.
Disfrutarlo, me encanta.


jueves, 16 de enero de 2014

En el Tetris como en el amor...


La vida es descubrimiento.
Descubrimos cosas que nos emocionan, que nos conmueven, que nos sorprenden, que nos asustan, que no nos dejan indiferentes.
Yo descubrí ayer un blog en el que he encontrado una serie de lecturas interesantes, ayer lo cité ya en la entrada que hice, fue el inicio de mi descubrimiento.
El blog tiene el sugerente nombre de: "Manual del buen vividor". Muchas de las cosas que escribe las podría haber firmado yo y otras que me hubiera gustado firmarlas, escribe estupendamente y me emociona, ha sido sin duda un gran descubrimiento.
Traigo por aquí una comparativa que me ha gustado, el mérito de "El guardián en el centeno", un pseudónimo muy literario.


"
En el Tetris, como en el amor, al principio todas las piezas parecen encajar sin problema alguno.
En el Tetris, como en el amor, lo que no encaja, no encaja. Y punto.
En el Tetris, como en el amor, no siempre llega la pieza perfecta en el momento adecuado.
En el Tetris, como en el amor, a veces las estructuras que desafían todo tipo de lógica son las que más tiempo resisten.
En el Tetris, como en el amor, no puedes planificar nada más allá de una mísera pieza.
En el Tetris, como en el amor, basta con que te confundas una vez, para arrastrar ese problema hasta el final.
En el Tetris, como en el amor, esas piezas que a simple vista parecían encajar a la perfección, de repente, juntas, carecen de cualquier tipo de sentido.
En el Tetris, como en el amor, decides cuándo empiezas, pero no cuándo acabas.
En el Tetris, como en el amor, desearías que las cosas no fueran tan cuadriculadas.
En el Tetris, como en el amor, una base sólida y estable es la clave del éxito.
En el Tetris, como en el amor, hay gente que no entiende lo de “game over”.
El Tetris, como el amor, tarde o temprano te acaba cansando.
En el Tetris, como en el amor, no hay trucos para ganar.
En el Tetris, como en el amor, no puedes estar jugando al mismo tiempo varias partidas. Si lo haces, perderás.
En el Tetris, como en el amor, triunfan los pacientes.
En el Tetris, nunca aparece la ficha que quieres y necesitas y, sin embargo, hay a patadas de las que no te interesan.
En el Tetris, como en el amor, si haces trampas y mientes, te las estás haciendo a ti mismo.
En el Tetris, como en el amor, siempre te arrepientes de algunas jugadas que has hecho.
En el Tetris, como en el amor, borracho se toman peores decisiones.
En el Tetris, como en el amor, hay momentos en los que todo va demasiado rápido.
En el Tetris, como en el amor, se aprende de errores pasados."

Y yo como el autor, no puedo, ni quiero dejar de jugar al Tetris.

miércoles, 15 de enero de 2014

Navegando por el 2014


Llevo días sin escribir, inmerso en el remolino del cierre del año viejo y la apertura del nuevo. Por fin, después de unas eternas fiestas navideñas estamos de lleno en las aguas del 2014.
He patinado, andado por la nieve, jugado con mis hijos y vivido, me he marcado tan apenas dos metas para este próximo año, el resto quiero que me sorprendan.
Formamos parte de una manera u otra de los deseos, esperanzas o desencuentros de otras personas. A veces superamos las expectativas que otros ponen en nosotros y otras veces no llegamos o hablamos lenguajes diferente, ininteligibles.
Este año en una de esas metas, me he propuesto retos deportivos, retomar carreras que ya corrí y correr nuevos desafíos. Correr como filosofía, como complemento, como meta o como medio.
Leo menos libros que en otras ocasiones, me quedé atascado con un ladrillo y me sigue reteniendo, supongo que en cuanto lo supere retomaré mi ritmo normal.
He leído a Bukowski por primera vez, no tengo palabras, las hojas olían a baño de estación de autobuses a las cuatro de la mañana.
Sin embargo, leo mucho por la red. Dicen que los jóvenes no leen, serán libros, porque yo creo que se lee más que nunca, ahora bien, no les digas de leer algo de más de cinco líneas. Estamos en la era de la píldora del saber, del pensamiento concentrado, del pensamiento sintético.
Y en este curiosear por la red, he leído esto, y me he quedado helado: