miércoles, 31 de diciembre de 2014

Balanceando.


Hace un año y un día comenzábamos 2.014.
Lo empecé ya casi ni me acuerdo, supongo que con ilusión, con cierto temor y rodeado de mi familia.
El año prometía, al menos, ser diferente a los anteriores. Y no ha defraudado, así ha sido.
Un año completo, para acertar y equivocarse, para reír y llorar, para vivir nuevas experiencias, viajar, hacer deporte, leer, bueno, en definitiva vivir. He tenido la sensación de hacer en cada momento lo que yo quería, no lo que se suponía que tenía que hacer, ni lo que esperaban otros que hiciera. Focalizado totalmente en mi. Ya iba siendo hora.
Si en este devenir, en este periplo he lastimado a alguien, o defraudado sus expectativas, lo siento, de verdad, no era la intención herir, si no vivir.
Llevo días leyendo diferentes blogs haciendo balance del año 2014 y plateándose el que entra. Muchos de ellos muy interesantes, sobre lo que se va, el pasado, el futuro. También muchos lugares comunes, conceptos manidos y resobados, pero que cada año vuelven a tener su significado.
Se pierde, se gana, se descubre, se olvida y se aprende.
Un objetivo me planteé el año pasado que no he cumplido, seguro que hay alguno más, pero de éste me acuerdo especialmente. Dije que montaría más sobre dos ruedas, bien en la Btt o la moto. Pues al final, ha sido poco, muy poco. Renuevo mi intención este próximo 2015 de hacerlo, más y ,más a menudo. La Quebrada del Cuervo no me tiene que pillar de nuevo, sin kilómetros en las piernas.
Ya me he planteado mis retos deportivos del primer semestre del 2.015, pues como he aprendido, los retos deben formar parte de nuestro día a día.
Voy pensando también la posibilidad de incluir la bici de carretera, un nuevo descubrimiento, ¿por qué no?
Otras cosas quedaron en el tintero y otras se desparramaron, y al final todo, lo que se hace y lo que no, te lleva al lugar donde estás. A este preciso momento, en el umbral de un nuevo año. Un nuevo año, donde el juego sigue, y jugaremos, porque a eso hemos venido, a jugar, a arriesgarnos, no hacerlo sería lo peor que nos podría pasar. Como reza la frase, lo contrario de vivir, es no arriesgarse. Pues vivamos, tenemos todo el 2.015 por delante para hacerlo.


Mi última lectura del año.

 
También terminar el año haciendo una breve reseña de mi última lectura completa del año.
He leído bastantes otros libros a lo largo de este año, pero este me ha gustado tanto, que he creído pertinente traerlo por aquí, y darle un pequeño espacio en la blogosfera.
El libro en de Anna Gavalda, "Juntos, nada más".
Un libro cargado de positivismo, de vida, de sensaciones y sabores. Un canto a la vida, a la convivencia, a la amistad en su manifestaciones más estrambóticas.
Unos náufragos de su propia vida, acaban asidos al salvavidas de un espacio común, que compartirán, cada uno con su peculiar manera de encarar su existencia. 
Esa convivencia dará sentido a unas vidas que hasta entonces parecían ir a la deriva.
Una sinfonía de sentimientos, colores y estímulos a los sentidos que no os dejará indiferentes.
Un libro genial, tierno, con olor a vainilla, a alta cocina, a campo, a un París luminoso y lleno de flores.
De  esas lecturas con las que aprendes, que te aportan de manera consciente e inconsciente. Que te hacen mejor persona.
Un preciosa lectura y un final encantador y lleno de ternura, picardía y esperanza. 
 

Haiku Fin de Año 2014



Un año fugaz.
Un largo y frío invierno.
Otro que se va...

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2.015

 

De nuevo por estas fechas, aprovecho estos lares cibernéticos, la blogosfera, para felicitaros la Navidad y desearos un magnífico 2.015.
No se sí me prodigaré en muchas más entradas en este año, intuyo que ésta puede ser o la última, o desde luego de las últimas del año.
Ayer, pensaba en voz alta, cuando estaba brindando por las navidades, con algunos compañeros de aventuras de este año que termina; y decía que mi situación  era diferente a la del año pasado por estas fechas.
 
En esas pasadas fechas, también intuía que iba a ser un año movido y cargado de experiencias y vivencias. Quizás no sabía cuantas, ni por donde me podía llegar. Pero como todo lo que se empieza, lo hacía con ilusión y con ganas. Como todo lo que se tiene que hacer en esta vida, con ilusión y ganas.
A veces ha sido un camino de espinas, otras pedregoso, otras una autopista en Ferrari con aire acondicionado y otras sinuosa y llenas de curvas y miradas hacia atrás y otras con un horizonte azul y despejado, como la siento ahora.
No se que me deparará el próximo año. Desde luego este camino que he recorrido, éste no, ya lo he pasado, toca atravesar otras veredas, pararse en otros paisajes y buscar otros destinos. Pero como en los viajes anteriores disfrutaré del paisaje, del camino y de la compañía.
 
Y cuando llegue al destino del final del próximo año, esperemos que sea así; no se si me encontrará ligero o no de equipaje, pero sí ligero de ideas preconcebidas y ligero de prejuicios, aunque también seguro de mi criterio y de mis sensaciones, pues cuando las cosas parecen, al final resulta que son.
 
 
Y bueno, con las calles engalanadas para celebrar, de nuevo, que la humanidad es una gran familia y que el Niño Dios ha nacido, desearos de nuevo una Feliz Navidad rodeados de aquellos a los que queráis.
Un fuerte abrazo bloguero.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Black Friday

De nuevo una costumbre anglosajona que adoptamos incondicionalmente. El llamado Black Friday, en el que se ha visto, salvo alguna honrosa excepción, como por ejemplo así a bote pronto Mango y Apple, y alguno más (poquitos); que se podría llamar perfectamente el timo del tocomocho.
Muchos comercios, como por ejemplo  Toy'r'us, Hipercor, Mediamark, que parece que ellos sí nos toman por tontos y alguno más, ponen sus carteles de "Black Friday", se anuncian descuentos y ventajas y luego no se hallan por ninguna parte, o son meros fuegos de artificio, señuelos para atrapar a sus presas.
Esos descuentos, ni están ni se les espera. Si además añadimos, por ejemplo, vivencia en primera persona, que en Toy'r'us de Puerto Venecia, al que has llegado aupándote en los esqueletos yertos de los automóviles de tus enemigos. Que esa es otra, ¿quien diseña los accesos a los centros comerciales?,    ¿alguien que no quiere que vayamos? Me cobran de una sencilla bolsa de plástico del fino,  8 cts. para guardar un juguete que por supuesto no tenía descuento. Nos encontramos que ni Black Friday ni Cristo que lo fundó, el tocomocho, como decíamos.
Pero todos como locos a las grandes superficies, a adelantar las compras navideñas...
¡Bien!...sartén!
 Al final, como siempre acabaremos todos apurando hasta el último día previo a reyes, para acabar tirándonos de los pelos, cuando veamos el mismo jersey que hemos regalado al 30 % de descuento, apenas unos días después de que hayan llegado esos señores tan magos.
Es lo que tiene la sociedad de consumo que estresa mucho, vamos detrás de la última versión de la Play-Station  como si no hubiera mañana y como si nuestra felicidad y sentido en la tierra, fuera jugar con lo último de lo último. Y por supuesto pagar mucho más, por esa novedad, por esa necesidad innecesaria, paradojas de nuestra realidad actual.
Que despropósito, que sinsentido, que consumismo...
Diciembre entra pisando fuerte, nos pone en alerta de que el año se nos va. Que toca hacer balance. ¡Cómo cambian las cosas en un año!
Centrarse en lo importante, pero antes saber que es lo qué, ¿qué es eso llamado importante?
Igual nos dan alguna pista, porque ya sabemos, y más en estas fechas, que el amor lo es todo...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

martes, 25 de noviembre de 2014

Desde el Limbo.

Como ya comenté el otro día. Los pasados 14, 15, 16 y 17  de noviembre, se celebro la V edición de "Postales desde el Limbo".
Es una iniciativa, donde se reúnen postales realizadas por artistas consagrados y otros, meros aficionados. Todas estas postales se exponen para su venta y el dinero recaudado se destina al proyecto hombre.
Para mi fue un auténtico placer poder participar en esta edición y me gustaría seguir haciéndolo en las siguientes.
Traigo por aquí las tres postales que hice para la exposición:






Aquí podéis ver una foto con las postales expuestas, y ahí tenéis las mías en la primera fila, con las dos grises flanqueando la azul del pajarico.



Y aquí la comunicación de los organizadores agradeciendo a los visitantes y participantes e indicando el dinero finalmente recaudado.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Estrellas, centinelas del bien...


No me canso de ver esta película, de escuchar las canciones de este musical, de emocionarme con su final y con la vibrante interpretación de sus actores.
En este vídeo Javert, jura ante las estrellas hacer cumplir la ley y el orden:
 
 
Hay entre las sombras
un hombre que huye
falto de dios
falto de fe

Dios es testigo
que no cederé
hasta verlo en prisión

Hasta verlo en prisión
el sigue el rastro del mal
El mío es el rastro de dios
a quien sigue la senda del justo
le premia el señor

Y a los que ya llamo lucifer
el fuego, dolor

Sois una multitud
sois incontables
recias estrellas
glorioso reten
inmenso mar de luz
mudo y tenaz
sois guardianes del bien

Sois guardianes del bien
sabéis que sitio ocupáis
y vuestro curso final
siendo los siglos giráis y giráis
y eso siempre es igual

Y a los que ya llamo lucifer
las llamas y el mal

Y así a de ser
y así lo escribieron
en el cielo los ángeles
quien hizo daño
y quien calló
no puede entrar
o dios justicia que yo lo vea
pronto en prisión
juro no parar
testigos serán las estrellas y dios!
 
 
Juramento, que al final fue demasiado para Javert,...
 

viernes, 14 de noviembre de 2014

Un día más sale el sol...

Un día más, gracias a Dios, sale el sol...


Eso cantan los Miserables, y eso llevo cantando yo, casi desde que tengo uso de razón. Es decir, de antes de ayer.
No importa lo negra que sea la noche, no importa lo oscuras que parezcan las calles, no es verdad que las noches sean eternas, todos los días, ¡todos!, con más o menos fuerza, más o menos radiante, sale el sol.
Hace ya un año, Emilio Duró, en una conferencia magistral, decía que no hay que educar en el placer. Que es vacío, felicidad temporal que se desvanece aún más rápido que viene. Que había que educar en el esfuerzo, tener un proyecto, un sueño, un reto. Nada del hedonismo que está tan de moda, la búsqueda del placer inmediato, de satisfacer los apetitos, sin más.

 
Hace un par de días, en la misma jornada, pero una año después, un Carlos Pauner excelente también hablaba que se ha demostrado que el esfuerzo es la clave de los éxitos, que marcarse retos es fundamental.
Los retos, son lo que nos mantiene en tensión, el miedo lo que nos hace mantenernos vivos y despiertos y el valor lo que hace que superemos esos miedos y esas dificultades que van surgiendo para conseguirlos. Y una vez alcanzados, a parte de que se puede disfrutar mientras luchas por ellos, la satisfacción de la meta (los corredores conocen bien esa sensación), del deber cumplido, de la cima alcanzada.
Yo ya voy esbozando mis retos de este curso. Porque no voy a ningún lado sin mis retos.
Cuesta trabajo seguir creyendo que la clave del éxito es el esfuerzo, viendo esta clase política, corrupta, pusilánime, interesada, sin escrúpulos, donde raro es el día que no nos enteramos de un comportamiento inmoral, delictivo o indecente. Y sigue sin pasar nada, no devuelven lo robado, no desaparecen de la vida pública, ni de su partido, ni de su puesto de responsabilidad. Nos pesará y nos pesa mantener este lastre, luctuoso y pringoso que es nuestra clase política.
El remedio es complicado, debería ser una revolución desde dentro, a los ciudadanos de infantería poco margen se nos deja. Pero alguien debería de poner algo de decencia en el ejercicio de la administración, del gobierno o de la gestión del dinero público.
Ya va siendo hora de un escarmiento ejemplarizante, sin ambages, duro, sin paliativos, ni paños calientes del aparato del partido. El que la hace, que son y han sido muchos, que la paguen e inhabilitación para el ejercicio de la función pública. Pero ya!! Sin más esperas, ni dilaciones.
Los ladrones a la cárcel, embargados e intervenidos. Investigados hasta las más profundas ramificaciones, ya sea parentela, cónyuges  o amantes.
La política apesta, ya va siendo hora de un buen baño.

 
Cambiando de tercio, este fin de semana interesante iniciativa, Postales desde el Limbo, una exposición de más de 1.200 postales, realizadas por artistas de prestigio o por amateurs como un servidor, con la idea de recaudar fondos para el proyecto hombre. Será los días 14, 15, 16 y 17 en la sala 4 de la diputación provincial de Zaragoza, en la Plaza de España. Animaros y acercaros.
Pasar buen fin de semana y no dejar de tener presente, que cada día, cada día, sale el sol...

lunes, 3 de noviembre de 2014

Hábitos.


Dicen los entendidos, los expertos, los estudiosos, que bastan; o formulado desde el lado contrario, que son necesarios, al menos 21 días, para convertir un acto en hábito. Para instaurar una rutina, una actividad en nuestro día a día, y ya continuarla, sin esfuerzo, gracias al "hábito" adquirido.
21 días, dicen, ni uno más ni uno menos.
Menos de 21 días me costó a mi acostumbrarme a tu sonrisa, a tu sentido del humor, a tu pelo ensortijado y rebelde y a tu mirada limpia y pizpireta.
Menos de 21 días a tu cazadora de cuero y a tu estilo en blanco y negro. A tus pañuelos en el cuello y a tu chaquetilla por si acaso refresca.
En menos de 21 días soñé cómo sería una vida contigo, las mañanas con tus buenos días y tus abrazos.
En menos de 21 días ya echaba de menos tus caricias en los brazos, tu divertida manera de ver las películas, como si tú misma estuvieras inmersa en la acción, viviendo y vibrando con los personajes del celuloide y tu voz, aún cuando cantabas.
Muchos menos de 21 días para disfrutar de beber diamante bien fresquito, o un buen moscato de Asti, o un rioja crianza, que no sea Ramón Bilbao por favor, en noches interminables o en sobremesas eternas.
Menos de 21 días para buscar contigo un buen foie fresco en el Bula, o unas tapitas en el centro o un jamoncito y ensalada de tomate en el Malvasía, mientras decíamos que mañana empezábamos a correr, que de mañana no pasaba, seguro.
Menos de 21 días para compartir cervezas bien fresquitas, aunque tu no deberías, y hablar de nuestras cosas, de como es la gente o de como somos todos, de quien me mandaría a mi meterme en obras y cosas por el estilo.
Algo más de 21 días para ver juntos los Miserables o para viajar a destinos, que sólo les faltaba la playa para ser perfectos.
21 días dicen los entendidos.
Eso dicen ellos, en cualquier caso, con 21 días , con más o con menos, te has convertido en estos meses, en mi mejor hábito.




 

martes, 23 de septiembre de 2014

Ya es oficial...

 
Pues sí, ya es oficial. Hoy entra el otoño. Le decimos adiós con la manita a un verano descafeinado, con pocos grados, medio "esbafado" en cuanto a lo que se refiere al calor.
Por un lado ha sido de agradecer que apenas hemos tenido que sufrir temperaturas de 40 grados y noches horribles de calor, pero también es cierto que el buen tiempo ha sido muy intermitente y que casi ha sido septiembre el mes que nos ha dado los días más calurosos.
Vuelta al cole, como todos los años, a la rutina, a guardar bañadores y toallas y el primer asalto de los buenos propósitos, el segundo asalto será a primeros de año nuevo.
El pasado otoño fue un punto de inflexión, otro más, en mi devenir y éste espero no me de muchas sorpresas.
Comenzamos curso escolar, aquellos recuerdos con olor a libros recién forrados, a pegamento Imedio, a témperas y pinturas Alpino, donde nunca sabíamos que hacer con la pintura blanca y la de color "carne", era un bien escaso.
Siempre digo por aquí que los comienzo son ilusión, energías renovadas, hasta esperanza, por aquel optimismo innato del ser humano de que lo mejor está por llegar.
Lo mejor de todo eso, que yo me lo creo a pies juntillas.
Llámenme optimista, inconsciente, ingenuo, desinformado, infeliz o como queráis tildarme, pero de verdad que creo que siempre nos espera algo bueno a la vuelta de la esquina. Y como la comparación con el pasado no tiene ningún sentido, ya que el pasado ya no existe, ya no es, siempre lo nuevo es mejor. Aunque sólo sea porque es, porque está ahí, porque es real y es presente.
 
 
Hace veinte años se emitía el primer capítulo de la serie Friends, serie que ha marcado la existencia de miles de treintañeros y también a alguno de treintaytodos. A mi me pilló a por uvas, tampoco existía la facilidad de visionar series que hay ahora, gracias a internet, pero no despertó demasiado interés en mí.
Vi algún capítulo, pero me parecía algo irreal, alejado de mi cotidianeidad. Me eran simpáticos, había uno de los actores que me recordaba mucho a un amigo mío (Ross), pero no pasaba de ahí el interés. Graso error, de haberla seguido con fruición habría aprendido algunas cosas que he tenido que ir aprendiendo sobre la marcha. No he distinguido entre temporadas, aunque he leído sobre la serie y me han contado las anécdotas que conocemos todos, por ejemplo del pulso para subirse todos los actores juntos el sueldo, llegando en la última temporada, a cobrar un millón de dólares por capitulo, cada uno de ellos.
La verdad es que veinte años después me he hecho el firme propósito de ver, si no todos, al menos sí gran parte de los 234 capítulos. Y entender ese universo "Friends" del que todo el mundo habla.
También hay críticos que dicen que la serie ha envejecido muy mal, bueno es cuestión de comprobarlo.
No hace mucho, vi un capítulo en que jugaban a futbol americano, en un patio interior todos los amigos y me embargó un halo de nostalgia y un no se qué, me pareció algo entrañable. Y si yo, que apenas la seguí, entiendo que forma parte de mi bagaje cultural y sensaciones, puedo entender, y más con el devenir del tiempo y mi "open my mind"; que haya mucha gente para la que la serie ha sido su referente de comportamiento y el paradigma desde el que entender lo que les va pasando.
Nunca la ficción superará la realidad, ni la sustituirá, pero hay universos inventado que parece que se adapten como un guante a algunas realidades y viceversa.
Algo desde luego sí es cierto, veinte años después se sigue hablando de "Friends", por algo será.

lunes, 8 de septiembre de 2014

La química secreta de los "reencuentros".



 
Nunca me ha gustado colgar el cartel de cerrado por vacaciones. Pero está claro que el periodo de estío, nos aparta de algunas rutinas y aún sin cartel, era evidente que no había nadie detrás de este blog en el mes de agosto.
Mes de agosto divertido, dinámico y con mucha actividad. Benditas vacaciones, estado natural del hombre y momento ideal para compartir con las personas que tienen relevancia en tu vida.
De nuevo la vuelta al cole, el otoño a las puertas,  y éste, como dice Sabina (y últimamente lo cito mucho), durará lo que tarde en llegar el invierno, que será nada. Y despediremos el año y de nuevo la espiral del tiempo nos engullirá por mucho que nos intentemos aferrar a lo anterior.
Hace unos meses, ya muchos, leí el libro de Levy, "La química secreta de los encuentros". Me gustó, me pareció sencillo y  cálido, de esos que te arrancan una sonrisa de complacencia y esperanza.
Parafraseo ese título, porque yo he vivido en estos últimos días, la química de los "reencuentros".
Me he encontrado con tres personas que por uno u otro motivo y por diferentes circunstancias y motivaciones, no veía desde hacía un tiempo. Bastante tiempo, a alguna mucho tiempo y otras el tiempo más que suficiente para echarlas en falta.
Esos encuentros, han creado una sinergia que ha propiciado otros encuentros con personas que no veía en veinte años, con emociones y actitudes nuevas, quizás por ser fruto del rescate de las pasadas.
Y sin duda, en todos estos encuentros ha actuado una química, secreta seguro, que deja el espíritu tranquilo, lleno y sosegado, preparado para seguir bombeando y sintiendo y disfrutando de los que sigamos reencontrando o directamente encontrando.
Han caldeado el alma y afianzado la idea de que en esta vida lo que nos llenan son las experiencias y los buenos momentos que pasemos con las personas que nos aportan algo en la vida. El cariño, el respeto, la ternura, la complicidad, la solidaridad, son todos elementos y reactivos de esa química. La química de la vida, hecha de recuerdos y hechos, de realidad y esperanzas, de abrazos y lágrimas, de reencuentros y sorpresas, de ilusiones y pasiones.

miércoles, 23 de julio de 2014

Haiku del estío.

 
 
Cielo, mar y sal
la marina perfecta,
de nuestro estío.
 
(El cuadro es de mi primo José Delfín Campos, lo traigo prestado por aquí.)

martes, 22 de julio de 2014

"Muy pronto en la vida es demasiado tarde".


 
En este enlace he encontrado la inspiración para la entrada de hoy.
Como he dicho algunas veces, encuentras tus reflexiones perfectamente escritas y no tienes mas que reflejarlas, o bien porque piensas lo mismo, o porque te orienta, y te aporta cosas, en un sentido u otro. En cualquier caso te hace reflexionar.
Cuantas veces nos hemos arrepentido de no haber dedicado más tiempo a alguien, cuando ya es demasiado tarde, o habernos entregado más, o no haber sido tan egoísta, o haber comunicado más.
Aquello que me dijo hace mucho San Valentín: "No se arrepientan nunca de haber amado demasiado".
En definitiva todo lo que das, te viene de vuelta, nunca cae en yermo, siempre da su fruto en un sentido u otro, en el peor de los casos, como crecimiento personal.
Todas las personas con las que caminas al lado o con las que compartes momentos, te aportan y te influyen.
Y a veces somos timoratos a la hora de expresar nuestros sentimientos, nuestro cariño, o nuestra amistad o admiración.  A veces no vemos el momento de dedicar unas palabras amables, un piropo, un cumplido, un te quiero. O nos parece pronto, o fuera de lugar, o lo administramos como si fuera un bien escaso y finito.
 
"Si las amistades y las relaciones son tan importantes, es una prioridad cultivar una actitud apreciativa y prestar atención a no caer en la trampa de las expectativas, plantear las conversaciones necesarias, escuchar, estar por el otro, no evitar el conflicto sino afrontarlo mediante la comunicación no violenta, acompañar en el sufrimiento y dedicar el tiempo necesario."
 
El cuidado de las personas, de las relaciones, de los encuentros. Dedicarles atención, escuchar, empatizar, valorar y disfrutar de la compañía que nos ofrecen, del momento; que es único, que nos brindan.
Valorar siempre a las personas que tenemos al lado, no centrarnos en el lado negativo, en la queja, en lo que no tiene o no nos da.
 
"Cuando estamos muy cerca de alguien y creemos que le conocemos bien, podemos caer en el hábito de fijarnos más en lo que no nos gusta y nos acostumbramos a quejarnos. Dejamos de apreciar el valor que nos aporta. Tenemos la sensación de que es el otro el responsable de nuestra insatisfacción.
Cuando uno se queja de algo es porque le importa. Si no le importara, ni prestaría atención, ni dedicaría energía a protestar. Cuando recibimos un reproche de alguien cercano, merece la pena ver qué es lo que realmente nos está diciendo. Detrás de las frustraciones hay un anhelo no cumplido. ¿Cuál es? ¿Qué es lo que realmente quiere la otra persona? ¿Hasta qué punto podemos satisfacerlo o cómo hacerle aterrizar en la realidad de lo que somos y podemos ofrecer? Cuando las quejas son nuestras, podemos reformularlas para expresarlas como una petición, un anhelo, en vez de con rabia o intención de culpabilizar.
Hay veces que la frustración es fruto de darse cuenta del autoengaño en el que uno ha vivido respecto a una relación. Aparece la decepción. La persona se cae definitivamente del pedestal: no es como pensaba que era. En esos casos, cuidar la relación implicaría procurar que la separación sea lo más ética y respetuosa posible. Siendo consciente de que es bueno salir del espejismo en el que se estaba. Es una liberación incluso mientras causa dolor. En estos casos, a veces, la relación que más tenemos que cuidar es la que mantenemos con nosotros mismos."
 
 
Entender que las cosas cambian, terminan, se acaban, por esa falta de atención o porque definitivamente debía ser así, también es algo nada sencillo. Saber actuar correctamente, no seguir con la persona que nos ha decepcionado, que nos ha engañado o en la que ya no confiamos. Saber desprenderse de alguien o algo, sin rencores, sin excesivo dolor, con tranquilidad, cuidando también esa relación y evitar daños innecesarios o colaterales.
 
Ocurre también, que podemos amar a alguien, de una manera que el otro no la entienda, que no alcance sus expectativas, o que no sea como  esa persona quiere ser atendida o amada. La cuestión se vuelve complicada, como decía Gabriel García Marquez: "

"Sólo porque alguien no te ame como tú quieres, no significa que no te ame con todo su ser."

 
"Percibe la verdadera situación del otro,
ya que de lo contrario quizá le ofrezcas algo
que le haga infeliz”
Thich Nhat Hanh
 
"A veces nos forzamos a cumplir los planes que nos hemos marcado y los compromisos que hemos adquirido. Otras veces nos obligamos a seguir los horarios impuestos por otros. Vamos tirando del carro sin parar, sin respirar a conciencia ni escuchar. Las personas pasan por nuestro lado o las tenemos delante, y no hay tiempo para ellas porque debemos cumplir con nuestros planes. Así, la vida va pasando. Compromisos cumplidos, pero oportunidades y encuentros perdidos. Paseos no compartidos, conversaciones no mantenidas, personas no atendidas, oportunidades desperdiciadas de reencuentros con el otro, porque teníamos que hacer otra cosa marcada por el plan."
 
Cuantas veces me ha pasado esto a mí. Cumpliendo aquello de que la vida es lo que te sucede, mientras tu haces otro planes.
Cuantas veces hemos centrado la atención en algo que nunca pasó o que hubiera pasado igualmente, y descuidamos a alguien que estaba ahí, esperándonos, deseando pasar su tiempo con nosotros o dedicándonos unas horas o unos minutos, esos que no vuelven, que se van para siempre.
Sería una pena, es una pena, dejar a personas por el camino, o que desaparecen de nuestra vida y no les hemos dedicado el tiempo que se merecían, que no hayamos disfrutado más de su compañía, o de su experiencia, o de su valía.
Nada más triste que volver la vista atrás y arrepentirte de no haber dicho en su momento lo que pensabas, o lo que sentías, o haber correspondido a lo que se te ofrecía, de haber sido parco, soso, sieso, egoísta o impermeable.
Nos pasa muy a menudo, más de lo recomendable, el ejemplo más claro es que cuando alguien fallece, la gente se deshace en elogios, cumplidos que en vida nadie le dedicó, o tardes en soledad que nadie tuvo a bien compartirlas con esa persona, historias que se quedaron en el tintero, abrazos que nunca se dieron, besos que nunca llegaron.
Y esto vale para muchas personas, nuestros abuelos, nuestros amigos, nuestros padres, nuestros familiares, nuestras parejas, nuestros hijos, nuestros clientes...
Vivir, al final no va a ser solo ir a nuestra bola, mirarnos el ombligo y creer que el universo tiene que girar alrededor nuestro. Vivir va a tener mucho que ver con cuidar nuestras relaciones. Cuidar a las personas que nos rodean, que llegan a tener con nosotros cualquier tipo de vínculo. Dedicarles el tiempo que se merecen, que el tiempo sea auténtico, que realmente estés presente, en cuerpo y en mente, dedicándole todo tu interés y tu atención.
Si leéis esto, no perdáis el tiempo, dar ese abrazo, ese beso, mandar esa felicitación, llamar por teléfono a ese amigo que hace tanto que no veis, decir ese te quiero, contar con esas personas, visitar, querer, amar, elogiar, respetar...en definitiva, vivir.
Sin duda, este es uno de nuestros mayores retos.
 

sábado, 12 de julio de 2014

viernes, 11 de julio de 2014

Rojo y blanco.



Siempre he dicho que si la alegría se pudiera describir cromáticamente, ésta sería de la combinación de los colores rojo y blanco.
Estar rodeado del rojo y el blanco hace que los problemas desaparezcan como por arte de birli-birloque, la crisis no existe, ni tan siquiera la de la edad, y el mundo te parece más humano, menos raro. Esto último me suena como muy musical.
 
 
Mañana comienzan las fiestas del Angel, las conocidas popularmente como "vaquillas" de Teruel, y de nuevo seré testigo de excepción de esa alegría cromática y esas ganas de pasarlo bien de la gente.
Es un volver a aquellos lugares donde fuimos felices, donde nos divertimos, donde la fiesta era sana y los amigos infinitos.
Donde la risa era una constante, donde el olor a vino y a cerveza impregnaba las camisetas, los pañuelos y los corazones.
 
 
El sábado es el primer día, también el más multitudinario y paradójicamente el que menos espíritu vaquillero destila, al contrario del domingo y lunes, los días preferidos de los turolenses, donde por fin podemos vivir nuestra fiesta, sin tantas estrecheces y tantas aglomeraciones.
Son pocos días, pero hay que saber dosificarse perfectamente, como si fuera una maratón de montaña o el ascenso al Everest, si no acabas desfondado el primer día. Al final, irremediablemente llegas justo de fuerzas y con calambres en las piernas y el hígado.
Sólo un día, sólo uno, el sábado, pero suficiente para caldear el espíritu y sacar del baúl de los recuerdos las sensaciones de aquellos días, como cuando cantaba Loquillo aquello de cuando fuimos los mejores, y el verano y la vida nos esperaba con los brazos abiertos, con una sonrisa y un beso en la comisura de los labios, para los que se atrevieran a arrebatárselo.
Mañana, volveremos a bailar, a reír y a saltar, buscando de nuevo coger de la cintura esa vida, que pasa rauda, soberbia y altiva, pero a la que le hemos robado ya algún que otro beso.
¡Viva Teruel!
 

martes, 1 de julio de 2014

IX Edición de la Quebrada del Cuervo, 29 de junio de 2.014.

 
Pues ya está hecha mi segunda Quebrada del Cuervo. Al final sí que me sirvió el estado de forma de nadar y correr, y sufrí lo justito. Y sigo vivo, aunque me empeñé en lo contrario, me caí tres veces, prácticamente parado, fruto de mi relación de odio con los calapies y la llegada a la meta la rubriqué con un salto invertido, con doble tirabuzón y salto mortal. Desde luego mi entrada no fue indiferente a nadie. Recuerdo perfectamente, como un venerable anciano se reía a mandíbula batiente y bien a gusto tras mi voltereta de llegada, y no fue el único.
 
 
Lo he pasado bien, dura pero gratificante y mano a mano con mi primo Roberto. Además teniendo en cuenta que en la organización estaban también mis primos Tomás y Rodrigo y también corría mi prima Raquel, todo queda en familia.
 
 
El año que viene desde luego, mi propósito es repetir, en la versión más larga de la prueba y espero llegar con más kilómetros en bici que este año, que he llegado con cero, así que a poco mejoraré. Desde luego me gustaría llegar bien preparado, para no sufrir en esa primera cuesta, en la que te tienes que mentalizar para no tirar la toalla, y más conforme vas subiendo y parece que no tiene fin.
Destacar, la impecable organización, el marcaje perfecto de todo el recorrido, el despliegue de los voluntarios, los avituallamientos, y tener la continua sensación de estar en todo momento acompañado, por la organización y la gente que se presta a colaborar con la misma. Un sobresaliente alto para ambos.
El ambiente entre deportistas y lugareños increíble.
 
 
A la llegada cervezas y bien de comida, una ducha y la sensación del deber cumplido.
Esta prueba va cada vez mejor, con más participación, y de más nivel entre los que se meten caña de verdad, pero también tiene su hueco para los ciclo turistas y amateurs, y mataos como yo.
No es de extrañar que vaya a más, gracias a la cuidada y trabajada organización, a la implicación de la gente del pueblo y al ambiente en general que se respira en la carrera.
Que dure muchos años y que la disfrutemos todos los que podamos. Desde luego yo al año que viene repito, más y mejor.
 
 

jueves, 26 de junio de 2014

Verano...again.


Madre del amor hermoso, ya está aquí el verano, y yo con estos pelos...
Siempre me pasa que el verano me pilla con el pie cambiado, pero este año ya es la monda, de repente me veo en la playa, con el solete y celebrando la noche de San Juan y  me pregunto: ¿Pero cómo hemos llegado hasta aquí, si hace dos días era invierno, hacía frío y acababan de llegar los reyes magos?
Estos últimos meses, desde que empezó el año 2.014, han sido frenéticos. Vividos a tope, sin desperdiciar apenas un solo segundo, a manos llenas, con la máxima aquella que decía Gary Cooper: "Un hombre feliz es aquel que durante el día, por su trabajo, y a la noche, por su cansancio, no tiene tiempo de pensar en sus cosas." 
Y así me ha ido llevando este 2.014, en volandas, hasta depositarme de nuevo en la orilla de este nuevo verano.
Un verano, que para inaugurarlo empezamos este domingo con la Quebrada del Cuervo, que ya me vale, no he montado nada en bici, ni para ir a por el pan, así que será cuestión de echarle testiculina y confiar en que la forma física de correr y nadar, me valga para esto y a sufrir, que para eso venimos a este valle de lágrimas.
No tengo demasiado claro que voy a hacer o no este verano, pero está claro que los planes improvisados son de excelentes resultados.
Así que de nuevo, again como dirían los british, aquí estamos en el borde de este verano del 2.014, con la mochila a la espalda, pero cada vez más ligera, y la bendita ilusión de comenzar algo nuevo.
Ya sabéis eternos comienzos, nuevos retos y nuevas ilusiones y el sol,  que nos ayudará a sintetizar la vitamina D y a ponerle alas a nuestros pies y a nuestro corazón.
Eterno verano al sol (que cantaban los Rebeldes), allí vamos. 

miércoles, 25 de junio de 2014

martes, 24 de junio de 2014

Microrelato y Haiku de la Noche de San Juan





¿Y tú,  crees en la magia? ̶ Le decía a la vez que llenaba su existencia de ilusión y fantasía.


El mar y la sal,
en la noche de San Juan,
el ciclo vital.
 


jueves, 12 de junio de 2014

ZANCADAS V- 2014




Keep on running...
No pares, cada zancada dice algo de ti. Correr está de moda, mucha gente que lo más que había sufrido físicamente en su vida era en la clase de educación física de su colegio, época de ya turbio recuerdo; se apunta a la catarsis de correr para renovarse por dentro y por fuera. También hay mucha tontería, quizás porque ésta es inherente también a la naturaleza humana y hay gente que sin el "tonteque" no sabe que hacer en su vida.  Está de moda.
La pregunta es si será pasajera, como casi todas las modas o se convertirá en hábito y será parte de nuestra rutina diaria y hasta de nuestro acerbo cultural. En mi caso personal yo lo tengo claro, ya salía a correr con 15 años, y la gente me miraba raro. Era una época en que las camisetas técnicas no existían, los pantalones de atletismo no dejaban espacio a la imaginación y donde ver a alguien corriendo por un parque era raro, y hasta sospechoso.
Este pasado domingo la última 10 K, impresionante ambiente, sobre unas 4.000 participantes, sin duda la carrera más popular de Zaragoza. Hizo calor, más de 30 grados, yo acabé encantado, con mi mejor marca hasta la fecha. Una gran experiencia. Ahora ya a preparar la Quebrada del Cuervo, de Btt, en esta voy a sufrir, me temo un poco más, apenas he cogido la bici y eso me pasará factura.
Nosotros corremos y el tiempo también, no hay manera de despistarlo o dejarlo atrás. Recientemente he cumplido 10 años en la empresa en la que trabajo actualmente, Me parece increíble que lleve ya tanto tiempo en una misma empresa, con lo que me ha gustado a mi saltar de empresa en empresa, aprendiendo y teniendo experiencias nuevas. Ya digo que parece que a veces mi vida hubiera dado la vuelta y lo que antaño era estabilidad ahora es aventura y viceversa.
El tiempo pasa, rápido, veloz, sin dorsal, sin chip, sin geles, no se detiene, no se fatiga e inexorable sigue su marcha, pertinaz, imparable, keep on running...

miércoles, 4 de junio de 2014

Tu madre no lo dice, pero me mira mal...


"Tu madre no lo dice pero me mira mal...".

Así empieza una de la canciones más conocidas, "el ritmo del garaje", de Loquillo.
El cinco de julio iré a ver a Loquillo a Teruel. Seguro que será un concierto mágico.
Escuchar a Loquillo me hace volver a tener 18 años y acudir a los bailes de los barrios de Teruel, o al Camping, el Devlin, el Flip, donde celebramos nuestro 18 cumpleaños y otros bares de la Zona, cuando aún se estilaban los rockabillys. En Teruel había un montón, Travoltas y rebeldes sin causa, carne de instituto americano, con chupas de cuero y tupés, a miles de kilómetros del Estados Unidos sureño, en una ciudad que se promocionó a sí misma, muchos años más tarde, con aquello del Teruel existe.
 
 
 
No iba a ningún lado sin mi Rieju, una moto de motocross de 49 cc., con la que me comía el mundo, sin saber que apenas había salido del cascarón y que el mundo me tenía preparadas otras muchas aventuras, algunas de ellas que no pilotaría yo.
Loquillo, que viste de negro, que mira al mundo por encima del hombro. El loco, al que tuvimos suerte de llegarle a conocer, con el que veíamos desde el rompeolas los días pasar, con el que cantamos la mataré a voz en grito, cuando todavía ninguna mujer nos había hecho daño.
Ese jugador de baloncesto metido a rockero, o quizás al contrario, ese rockero que jugaba a baloncesto, que le canto a Madrid y Barcelona y que ha cantado los himnos de toda una generación.
Ese tipo alto y chulo que ha sabido cambiar de probar rubias en el asiento trasero de su Cadillac, a pasar a ser feo, fuerte y formal, como el Duque, el inefable John Wayne.
Mis ídolos han sido más bien de barro, apenas deportistas, ningún político, quizás algún actor y algún rockero, Loquillo tampoco ocupa ese Olimpo reservado a los ídolos, pero si su estilo, su desparpajo, su mirar a los ojos del destino y escupirle a la cara, cantándole aquello de me gustan las chicas que por condición, necesitan tiempo y dedicación...
"En la lluvia pondré mi corazón de rock&roll...uhhhh nena voy a ser una rock&roll star."
Con 18 años, y alguno menos escuchaba música en la cama, con esos walkman tan aparatosos y me imaginaba tocando la guitarra eléctrica en el escenario, mano a mano con el cantante . Ahora también lo hago, pero se que nunca tocare la guitarra eléctrica y mucho menos  en un escenario rodeado de público. 
Y si ese próximo día cinco de julio, viendo al Loco, por uno de esos bucles espació-tiempo, terminara cantando a voz en grito abrazado a mi yo de 18 años, seguro que cuando acabáramos de reventar la canción de Cadillac solitario, sudorosos y desgañitados, nos miraríamos a los ojos y mi yo más joven me pasaría el litro de cerveza, me cogería de los hombros y me diría: ¡ Eyyy tío, tú molas!

Larga vida al rock!!!!! 

lunes, 19 de mayo de 2014

On road...


Las "road movies", seamos sinceros, en muchas ocasiones son un auténtico coñazo, películas de huidas a ninguna parte, persecuciones, la desesperanza recorriendo una carretera en mitad de nada. La filmografía está plagada de títulos de este género.
Sin embargo la sensación de estar "on road", aunque no tengas claro a donde vas a llegar, es una de las sensaciones más agradables. Sientes que estás vivo, casi puedes notar como entra el aire en tus pulmones y la vida recorre cada una de tus venas. Tu pulso se acelera y disfrutas de la velocidad, del aire golpeándote en el rostro, el cambio de paisajes y de estaciones. Del cambio, del movimiento, de que cada día es en cierto modo diferente del anterior, aunque tú, en tu persona y tus etcéteras, sigues siendo el mismo.
Hace un año de tantas cosas, que prefiero no pensarlo. Seguiré "on road", mientras la máquina aguante y mi espíritu sea salvaje e inconformista.
La carretera va quedando atrás, y los kilómetros pasados no los volveremos a pisar, cada día es una promesa, una oportunidad y un reto.
Decía además ayer Punset, en su artículo del Semanal, que el hombre es optimista por naturaleza, y eso le lleva a tirar hacia adelante, con el pensamiento de llegar más lejos, más rápido, más alto.
Dice literalmente: "...Ese carácter optimista es necesario para que podamos tirar adelante, para emprender para innovar, y es el motor que nos impulsa hacia la felicidad. De no existir esta visión optimista de lo que nos depara el futuro, les aseguro que no avanzaríamos en nuestra búsqueda de la felicidad. De hecho, no haríamos nada. En realidad es en este camino, en la propia búsqueda, donde reside la felicidad".
Así que aquí seguiré, "on road", adelante, siempre adelante, con optimismo. Dejándome sorprender en cada recodo del camino. Cada vez  con menos equipaje y con más capacidad de asombro, porque no estoy de vuelta de nada..., mas bien en camino a todo.
 

sábado, 10 de mayo de 2014

Explosiones descontroladas.


De un tiempo a esta parte, tengo la sensación que no tomó las decisiones, si no que las decisiones me toman a mi.
Las palabras y lo que se dice, son como un auténtico explosivo, que se debe de manejar como sí de un bote de trilita se tratará, de otro modo a veces los diálogos nos explotan en las manos.
Revientan bajo nuestros pies y nos arrojan con violencia de donde estamos, sin posibilidad de volver a la situación anterior a la deflagración.
En ocasiones destrozan nuestro entorno y sólo quedan girones de nuestra anterior realidad. Deja en ruinas lo que teníamos, haciendo imposible continuar en ese lugar o en esa situación.
Siempre se ha dicho que hay tres cosas que no vuelven jamás, el tiempo perdido, la flecha lanzada y la palabra dicha. O aquello de que uno es señor de sus silencios y esclavo de sus palabras.
A veces, algo dicho fuera de tiempo, o inadecuado, o exacerbado, o con intención de generar una reacción, nos lleva a escenarios y situaciones indeseados, y no queda más remedio que apretar los dientes y asumir las consecuencias de los resultados. No ya de las acciones, pues las palabras a veces llegan más lejos que los hechos y entonces, la vuelta atrás es imposible.
No nos queda más que sacudirnos el polvo caído sobre los hombros, y pisando los escombros salir de allí, con las esperanza de que la próxima vez seremos capaces de afrontar la situación con más precaución y que no se producirá la deflagración.
Y si a pesar de manipular ese bote de trilita con delicadeza, se produce la explosión, siempre nos queda recordar: cool guys don't look at the explosions. 

viernes, 9 de mayo de 2014

lunes, 28 de abril de 2014

Vacíos.

 
La vida está llena de presencias y de vacíos.
Las presencias son fundamentales, se hacen notar, y los vacíos son eso, vacíos, no existen, no están.
Hay vacíos que todo lo llenan, paradójicamente. A veces cuando buscas algo con la mirada y no lo encuentras, cuando no está, esa ausencia lo ocupa todo.
Dice un epitafio que no es más grande el que más espacio ocupa, si no el que más vacío deja.
Hay vacíos terribles, los hay que dan miedo, los hay que te dejan helado, también los hay que te dejan indiferente y los hay que son necesarios.
Pero aquellos que estremecen, que te agitan, a los que no eres capaz de mirar a los ojos, te arrastran a la nada, te anulan. Y es que hay vacíos que sabes que nunca serán cubiertos, y aprendes a caminar con esa ausencia, con ese hueco, como con un nudo en el estomago, con esa sensación de que algo falta, que algo no está completo.
Quizás la única manera de superar ese vacío, es que llegue otro mayor y lo envuelva y anule, como si un agujero negro se superpusiese a otro. Tragándose en su nada, aquellas ausencias que todo lo ocupan. 

miércoles, 23 de abril de 2014

lunes, 21 de abril de 2014

El viaje de Ulises.



Hace poco he leído un interesante artículo titulado: "EL LARGO VIAJE DE LA VIDA",  al que podéis acceder pinchando directamente.
Ponen a Ulises y su viaje de regreso a Ítaca como el paradigma de lo que es la vida. La búsqueda continua del héroe, atravesando vicisitudes.

Encontramos algunas perlas como éstas:
"
"Héroe es todo aquel que ha vivido a través
del dolor y ha sido transformado por él”.
David Richo
...
Ante el reto de vivir, dice Ulises, hay cinco cosas que no hay que empeñarse en variar:

1. Todo cambia y todo acaba.

2. Las cosas no siempre suceden como las habíamos planeado.

3. La vida no siempre es justa.

4. El dolor forma parte de la vida.

5. La gente no es siempre amorosa y leal.


Teilhard de Chardin escribió: “Nos pasamos la vida esperando el gran día, la gran batalla o la gran hazaña del poder. Pero tal consumación externa no le es dada a muchos, ni es preciso que así sea. Con tal de que nuestro ser se tense apasionadamente dentro del espíritu en cada cosa, ese espíritu emergerá de nuestros esfuerzos escondidos y sin nombre”.
 
Desde luego muy recomendable su lectura.
 
Al mismo hilo de esto, una frase de Albert Espinosa (el de los Amarillos y Pulseras Rojas), también en un artículo que publicaba este fin de semana pasado, decía: " Si tenemos un por qué, encontraremos el como".
 
Y yo me quedo con lo que leí hace poco,: "Sólo el que arriesga no pierde nada".
 
Y otra perla de este artículo, y que yo he nombrado de alguna u otra manera por aquí:
 
"La riqueza está en el camino y no en la llegada".

viernes, 11 de abril de 2014

El mapa no es el territorio.

 
"EL mapa no es el territorio".
Máxima repetida hasta la saciedad en PNL.
Una obviedad como la copa de un pino, pero muchas veces la existencia de un mapa nos lleva por el camino correcto y nos hace encontrar lo que buscamos.
El mapa no es el territorio, pero ayuda a conseguir las metas, los tesoros, a jalonar las llegadas.
Y mira por donde un día me encontré un mapa de un territorio inexplorado, de un territorio del que todo el mundo habla y muchos han estado allí, pero no han sabido manejarse por él, o se han perdido, o ni tan siquiera eran conscientes de que estaban en él.
Y me encontré con ese mapa y me dije a mi mismo que si vuelvo algún día a ese territorio inhóspito, extraordinario y donde nos esperan las mayores de las aventuras, quizás seguiría alguna de las recomendaciones de ese mapa, para no perderme otra vez, o para tener más claro a donde y hasta donde quiero llegar.
Por cierto el mapa lo encontré en el Rincón de Floricienta:
 
"
A mi. ¿A mi me vas a hablar de amor? Yo que en un acto de fe perdoné lo imperdonable, me sequé las lágrimas hasta convertirlas en sonrisa y seguí mi camino sin mirar atrás. A mi tú no puedes hablarme de amor, no puedes. Al menos no deberías tener el privilegio de hacerlo. Quizás la vergüenza siempre ha sido una XS en la magnitud de tu conciencia y por eso lo haces.
Deja que sea yo la que te explique qué es el amor. Y si después de leer esto quieres seguir pensando como piensas, de acuerdo. Pero no cuentes conmigo.
El amor es el hoy, no el mañana. Es el ahora, el presente, el instante en que me miras a los ojos (o me tocas el culo). En el amor no hay excusas, ni miramientos. No existen los “luegos” ni los “ya iremos” o “ya haremos”. No valen los pretéritos imperfectos ni la sombra del pasado haciendo eco y mucho ruido en el presente. El amor es quererte, aceparte. Con tus mil defectos y mil virtudes. Es el equilibrio perfecto entre tú y yo. Entre el espejo y tú. Entre tú y el mundo. El amor son esos cajones vacíos que esperan con ansias llenarse de nuevos recuerdos, de cartas aún por escribir y de fotos de lugares y momentos improvisados. Es la canción del invierno y el abrazo del verano. El amor es el todos los días, es el ser mejor persona y hacer todo lo posible sin esfuerzo, para que tu pareja sea feliz. No es imposición ni desgana. No es obligación y una hora que determina el aburrido cucú que siempre marca las seis de la tarde.
El amor no entiende de mentiras, de matices imperfectos o de prosas inconexas. El amor no llega tarde, no se olvida de los cumpleaños ni de tu cita con el dentista .El amor no son segundas oportunidades. Con una ya tienes bastante.
No es un sábado a destiempo ni un “te prometo que lo haré”. El amor no exige de cambios, los cambios ya vienen dados. No es la espera continuada de una transformación pedida a gritos. No es un juego de sábanas de tres. O de cuatro. El amor no es lo que muchas parejas tienen hoy en día. No es un “lo siento, no volverá a pasar”. No es un “no llores más mi amor, te prometo que te compensaré”. ¡No joder! Eso no es amor.
Porque amor se escribe con hache. Hache de HECHOS. El amor es el hecho constante de saber que estás ahí, de que nunca podrías fallarme y si lo haces yo te perdonaría. Es el hecho constante de mis buenos días y mis buenas noches. Es el respeto, la dedicación y la paciencia. Es el hecho constante del interés. El abrazo sincero y la mirada que nunca me abandona. Es el escudo que me protege de los bichos y bichas (por no llamarlas putas). Es el hecho agradecido de mi dedicación por ti. Es saber darme mi lugar y mi espacio y de sentirte afortunado por tenerme a tu lado.
El amor es felicidad, no un nudo constante en la garganta. Es el “no te cambio por ninguna” y el querer contar arrugas a tu lado. Es preocupación a veces pero no puede superar nunca las ganas de reír, reír y reír. El amor es ese beso, ese olor, es eso que tú tienes y nadie más. Es el mejor sexo del mundo. Es el estar por encima de la envidia. O por debajo. Da igual, mientras no estés en ella todo irá bien. Es la distensión amena de tu compañía, el secreto que me confesaste mientras dormías y el brazo que me lleva a urgencias cuando no puedo mantenerme en pie. Es el apunte de mis descuidos, mi mejor amigo y mi mejor compañero de vida. De esta vida al menos. De las otras, ya veremos.
Porque ¿sabes qué te digo? Las poesías para los poetas, las promesas para los mentirosos y los hechos para los que de verdad se quieren."
 

lunes, 7 de abril de 2014

ZANCADAS IV 2014

 
De nuevo zancadas y más zancadas, zancadas por la montaña, por Teruel, por las orillas del Ebro, por Calatayud, por lo largo y ancho de la geografía aragonesa.
Zancadas por la sorpresa, por la decepción, por la confirmación de que las cosas eran como parecían que eran.
Ya hasta junio dejaremos las pruebas oficiales, pero no dejaremos de ahoyar los caminos, de seguir levantado polvo y de seguir disfrutando de correr.
El otro día en la carrera de Teruel, completamente por montaña, la disfruté y aún así no fuí capaz de correr todo lo rápido que me hubiera gustado para alejarme, de según que pensamientos. Algunos como éstos:
 
* No me gusta la gente hipócrita, las personas que dicen una cosa y hacen otra. Las que juzgan a los demás y se ponen como ejemplo y luego hacen todo lo contrario.
* No me gustan las que se creen que están por encima del bien y del mal, las que se piensan que eso no va con ellas, actitudes tipo la de Esperanza Aguirre, que las normas están para los demás.
* No me gustan las personas inseguras, que acaban cometiendo las mayores tropelías en búsqueda de esa seguridad perdida o denostada.
* No me gustan las que tienen varias caras, las que ocultan sus verdaderas intenciones.
* No me gustan las mentirosas, al final a los que más se acaban mintiendo son a ellos mismos.
* No me gustan los que llevan su vida conforme los dictados de la moda, de lo que ven en la serie de turno, o de lo que se supone que ahora se hace o no, dejando aparcados lo que en el fondo querían conseguir o pretendía hacer. Que van a bandazos según sople el aire o según les apetece.
* No me gustan los esclavos de sus instintos, de sus vicios o de sus complejos.
* No me gustan los mal educados, los faltones, los que desprecian a los demás para intentan sacar su mediocre existencia del fango de la vulgaridad.
* No me gustan los profetas de la ley del embudo, de la paja en ojo ajeno y viga en la propia.
* No me gustan las mediocridades, los comodones, ni los pusilánimes.
* No me gustan nada, cada vez menos los políticos, los sinvergüenzas, los ladrones, los arribistas.
* No me gusta que haya tantas cosas que no me gusten...
 

lunes, 24 de marzo de 2014

El mago que salió de la chistera. Presentación en La Daluxe.



Este pasado sábado acudí a la presentación de un libro. "El mago que salió de la chistera", de Pedro Llamas.
Tanto el lugar de la presentación, como la naturaleza del propio libro, rompen con lo cánones de lo que es la presentación de un libro al uso.
Por un lado porque el lugar de la presentación, es una de las sala de ocio nocturno más conocidas de Zaragoza, La Daluxe.
Además de su propia función de lugar de ocio y copas, la Daluxe de un tiempo a esta parte tiene una interesante programación, con monólogos de primeras espadas, además de otras actividades culturales, Djs, y este sábado la presentación de un libro.
Un libro, que es peculiar en su creación y en su contenido, como ya os comentaba antes.
 
 
Yo no me lo he leído aún entero, pero ni falta que hace, ya que la posología del mismo es a gusto del consumidor. Así que yo me lo voy administrando poco a poco
Pue el contenido del libro consta de 365 microrelatos, que Pedro Llamas, fue publicando a lo largo del año 2012, todos los días y sin descanso hasta completar el año. Sin descanso, sin tregua, sin espacios.
Cada día un a idea desarrollada, narrada y con su desenlace. Un microcosmos literario, donde sus seguidores y sus ahora lectores, disfrutamos de estas porciones de narrativa.
De esta manera, el lector administra esas píldoras, que al final consiguen lo que pretendía su autor, hacernos pensar, pararnos a reflexionar y sacar la sabiduría, que de una un otra manera subyace en el fondo de estos microrelatos.
Además el escritor demostró ser un gran comunicador, para algo le sirven los años de monologísta que jalonan su carrera y hasta su capacidad como "coach".
En definitiva la presentación fue una grata sorpresa por el nivel de la obra, de la presentación y del autor, a parte de que el entorno acompañó, aún siendo un lugar que no es el más habitual para este tipo de cosas.
Desde aquí varias cosas, la primera, comprar y leer el libro, merece la pena, no os dejará indiferentes, todos de una manera u otra encontraremos enseñanzas y reflexiones que nos puedan inspirar en alguna ocasión. Con 365 micro relatos hay para elegir.
Por otro lado animar a la Daluxe a seguir con iniciativas de este tipo.
Y agradecer a Pedro Llamas el buen rato que nos hizo pasar y animarle para que siga escribiendo, o micros o macro relatos, pero que no lo deje.
El twiter de Pedro: @pedrollamas
 
 
 

jueves, 20 de marzo de 2014

Zancadas III, 2014


De nuevo nos traen hasta aquí nuestras zancadas.
De las zancadas anteriores se nos ha caído el reto de la media maratón, me coincide con una comunión, y estaba comprometido con ella hace tiempo, así que con todo el dolor de mi corazón tendré que pasar de esta cita de la media maratón a finales de mayo.
Pero bueno, a primeros de junio tenemos la 10K y ya estoy inscrito.
En esta carrera habrá mucha gente, mucha.
- Me viene recurrentemente una frase muy de aquí, que dice: "Quien regala bien vende, si el que lo recibe lo entiende".
En el fondo dice que si se regala algo y el otro no lo aprecia, el esfuerzo del que regala, no vale para absolutamente nada, y más si lo que regala tiene que ver con su dignidad o su autoestima.
Me apena, mucho, de verdad, ver a alguien que se regala a cualquiera, y este cualquiera no aprecia las cualidades de ese regalo o de esa acción, porque no está a la altura del regalo, porque no lo entiende, o como le ha llegado regalado no lo aprecia. Un desastre, una pena. Parece que regalar y regalarse es la única manera que alguno tiene de sentirse valorado, aunque maldita necesidad de valoración del que ha recibido ese regalo. Pero buen el que se regala sabrá.
- Los retos son para superarlos, las barreras para saltarlas y las metas para soñarlas y rebasarlas. Tenemos un potencial del que muchas veces somos completamente desconocedores. Démonos más caña, al final lo agradeceremos. 
- La vida corre, corre muy deprisa la canalla de ella, si nosotros no corremos con ella, no la alcanzaremos.
- El otro día leí una divertida reflexión sobre porque hay que correr y ejercitarse, decía que en caso de un holocausto zombi, éstos se comerán a los más lentos, jajaja, corre que no te pillen los zombis.
- Y ojo también otra frase para tener en cuenta: "Con una mentira puedes llegar lejos, pero jamás puedes volver".